Parto humanizado, de la teoría a la practica

El parto humanizado es aquel que respeta los derechos de los padres y los niños en el momento del nacimiento. Considera los valores de la mujer, sus creencias, y sentimientos respetando su dignidad y autonomía durante el proceso de dar a luz.

De todas las definiciones esta es la que mas me gusta,   por que deja claro que no hay un esquema definido de parto humanizado. Implica un respeto por los procesos naturales, y hace necesario que durante el control prenatal se enseñe acerca del parto,  escuchar los deseos de los padres, demostrar un interés genuino por sus desiciones y  por  el bienestar del recién nacido. Puede cumplir los criterios una cesarea indicada a las 34 semanas en un hospital o un parto vertical  en un puesto de salud de primer nivel.

LA OMS en 2018 preocupada por el aumento de la tasa de cesáreas en el mundo, y escuchando el clamor de muchas mujeres quienes se sintieron agredidas durante su atención obstétrica, decide incluir el parto humanizado o respetado como uno de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer y señala por primea vez lineamientos para  la atención obstétrica que no solo incluyen aspectos técnicos y recomendaciones científicas, sino que incluye la experiencia en la atención como un marcador de calidad. Esto implica que no solo se deben hacer los procedimiento médicos, sino dar información, explicar,  acompañar y tener en cuenta las expectativas personales y socioculturales de la pareja, algo para lo que pocos servicios de salud están listos.

Son 56 las recomendaciones actuales de la OMS para parto  humanizado, que resumimos asi:

  • Aclara que NO se recomienda  de rutina procedimientos como episiotomía (corte en el periné para aumentar en canal de parto)  , rasurado , limpieza genital con clorhexidina, ni enemas rectales, estas por evidencia clínica claramente establecida, y en algún momento se hicieron de forma rutinaria.
  • Procedimientos como la conducción con oxitocina (medicación endovenosa para producir contracciones), amniotomía (rotura artificial de las bolsas), presión abdominal en el expulsivo o maniobra de kristeller no deben hacerse de rutina dando la posibilidad de parto espontáneo.
  • Establece para la mujer  la decisión del sitio del nacimiento, un acompañante de su elección durante todo el proceso, deambulación libre, consumo de alimentos y bebidas durante el parto, así como decisión libre acerca de la posición al momento de parir.
  • Para manejo de dolor exige la posibilidad de manejo con medios físicos, meditación, así como medicación endovenosa o analgesia epidural según la elección de la madre.
  • Sobre la vigilancia y atención de parto , Habla sobre auscultación intermitente de fcf en vez de monitorización continua, no se recomienda el aseo perineal de rutina, permite tiempos más prolongados de espera en pacientes con parto espontáneo.
  • Sobre el recién nacido, sugiere corte tardío del cordón umbilical, contacto piel a piel temprano,  profilaxis con vitamina k de rutina (para evitar hemorragias internas por inmadurez), inicio de lactancia materna dentro de la primera hora., acompañamiento conjunto durante la hospitalización.
  • Sugiere un plan de parto, que seria un documento, en el cual la pareja manifiesta sus expectativas de parto y puntualmente que intervenciones No desea, con el fin de que sea tenido en cuenta por el servicio de salud.

Cómo estamos en Colombia?

La tasa de cesárea en Colombia  en 2017 esta entre el 45 y 61%, y ha venido incrementándose especialmente en la practica privada, en especial en la costa atlántica donde alcanza tasas  hasta del 90%. La recomendación de la OMS  es que esta tasa de cesárea, no debe superar el 19% y debe ubicarse entre el 10 y 15%. Este valor sale de comprobar clínicamente  que por encima de ese rango los procedimientos son innecesarios y por ende mas costoso para el sistema, sin beneficios  demostrables en los desenlaces para la madre y el feto.

Quiere decir que en Colombia entre 30 y 45%  de los nacimientos  por cesárea son injustificados desde el punto de vista médico.  En el análisis de esta cifra se tomaron algunas determinaciones : favorecer el parto vaginal después de cesárea, la inducción con prostaglandinas (medicamento de uso intravaginal para producir contracciones), incluso el parto instrumentado (fórceps o espátulas) , medidas evaluadas en el mundo y que conocemos eficaces para disminuir la tasa de cesárea. Sin embargo en la población latina hay un factor sociocultural a trabajar y es la normalización de la cesárea como procedimiento, con una sensación irreal de seguridad, asociado a  temor al parto vaginal.  En conclusión al revés de lo que sucede en el mundo, en américa latina las mujeres piden una cesárea,  lo cual es respetable pero generalmente se asocia con un profundo desconocimiento  y miedo infundado.

En mi experiencia la gran mayoría de las pacientes, incluso las mas juiciosas en su investigación, logran estar tranquilas cuando se explican los procedimientos y la razón de ser de cada uno. La gran mayoría no pide ningún cambio excepcional en la atención de parto, sino ser tenidas en cuenta al momento de decidir, entender las circunstancias, y sentirse seguros del personal médico que las acompaña.

Es un trabajo de empatía y comunicación,  no de las maniobras que tiene que realizarse,  no se realiza de rutina pero eventualmente necesitamos episiotomía, o presión abdominal y el consentimiento de la madre y la forma de hacerlo son fundamentales para que la experiencia sea positiva  y no violenta.

Es fundamental la información de calidad, y por eso es fundamental el curso psicoprofilactico y unos padres empoderados con deseo de aprender, aquella relación paternalista donde el paciente calla mientras el médico decide, debe ser  cuestión del pasado, y cada uno debe asumir su nuevo rol. Un médico dispuesto a explicar y ser flexible según las desiciones de sus pacientes, y  una pareja empoderada, activa en la búsqueda de información para decidir.

Por que algunos médicos  o instituciones no adoptan estas medidas?

La respuesta en sencilla, miedo y desconocimiento. La gran mayoría de los médicos que se les dificulta  hablar de parto humanizado,  es básicamente por temor,  temor a perder capacidad de decisión y acción,  ante  una pareja que cuestione su actuar , en especial en momentos de urgencia. Miedo a lo desconocido por que en ocasiones implica cambios en nuestro actuar cotidiano, incluso realizar cosas en las que no tenemos experiencia previa. Miedo por creer que  asumimos la responsabilidad de un resultado  en una especialidad donde los desenlaces son impredecibles.

Lo bueno es que estos miedos son infundados,  el defender el parto humanizado no me impide realizar una cesárea de urgencia o un parto instrumentado cuando se requiere y eso las parejas lo entienden, y no modifica la experiencia final si se respeta el principio fundamental de respeto e inclusión en el proceso. La educación es la única forma para que cada vez tengamos mas parejas empoderadas y médicos con deseo de mejorar la experiencia asociada a la atención de parto .

El tiempo nos da la razón,  y las mejores experiencias  se presentan en pacientes informadas,  exigentes,  que confían en su médico tratante por el respeto de sus creencias,  y no por el compromiso del resultado.

Como preguntar a tu ginecólogo sobre parto humanizado?

Se debe preguntar directamente durante el control prenatal.  Todos deberían manifestar sus acuerdos  o desacuerdos al respecto.  Entre más difieran nuestras decisiones de  lo que se hace  con la mayoría, mas comprometido deberá ser el obstetra para poderlo llevar a cavo.

Si se quiere preguntar por conceptos mas puntuales,  esta o no de acuerdo con la episiotomía de rutina?, Promueve  en sus partos contacto piel a piel, pinzamiento tardío del cordón? Que opina de la lactancia materna y su inicio temprano?

Que debe decir mi plan de parto? O que debemos acordar con el ginecólogo.

  • Todos los datos de identificación de la paciente.
  • Escoger institución de salud y el medico en la medida de lo posible.
  • Manifestar deseo de parto natural, y especificar  que maniobras NO deseas que se utilicen.

No  realizar :

  • Amniotomia de rutina
  • Episiotomia de rutina
  • Enemas
  • Rasurado.
  • En lo posible evitar

Uso de oxitócicos:  es electivo su uso durante el trabajo de parto en la fase de dilatación y borramiento. En el postparto, se colocan de forma rutinaria par disminuir la hemorragia postparto. Este uso No es opcional, la hemorragia postparto materna es la segunda causa de muerte en el mundo y esta medida la reduce de forma importante.

  • Kristeller
  • Analgesia epidural.
  • Parto instrumentado
  • Cesarea
  • Para nosotros es importante:
  • Deambulacion y via oral.
  • Acompañante permanente
  • Pinzamiento tardío del cordón
  • Contacto piel a piel temprano
  • Inicio de lactancia materna dentro de la primera hora
  • Alojamiento conjunto mama y bebe .

Lo anterior es un ejemplo y debería ajustarse a las decisiones de pareja. Es importante ser consecuentes con las desiciones tomadas. Si no quieres analgesia debes manejar el dolor de forma racional y coherente, y siempre estar dispuesta a  aceptar ayuda, o abierta al cambio de planes, eso no disminuye tu gran logro, pero si te incluye en el momento de la decisión.

Que beneficios tiene el parto humanizado?

El parto humanizado es un concepto de respeto que mejora la experiencia del nucleo familiar sobe la atención obstétrica.

Es importante para los médicos recordar que la recomendaciones de parto institucinal se dio para disminuir  la tasa de mortalidad materna por la rápida capacidad de respuesta, sin embargo no hay que olvidar  que son pacientes sanas, y la gran mayoría podría tener desenlaces positivos sin necesitar intervención medica,  esto requiere una adaptación especial  del ambiente hospitalario para hacerlo mas ameno amigable y mantener una elevada tasa de parto seguro.

Realmente los beneficios son globales, hay participación de la pareja en el parto, lo cual ayuda ha fortalecer el vinculo,  y genera tranquilidad en la paciente. Se genera una experiencia positiva ligada al nacimiento que mejora la percepción de los padres y acoge al recién nacido, favorece el apego de forma temprana.

El parto vaginal  ha demostrado ser superior a la cesárea por su rápida recuperación, menor sangrado vaginal, menor tasa de infección, una adaptación neonatal mas sencilla, y no menos importante disminución de los costos de atención en salud.

Se puede extender el concepto de parto humanizado en parto instrumentado,  inclusive en cesarea siempre que tengan indicación medica para el procedimiento.  

Esperamos la información sea útil, seguiremos trabajando para mas experiencias positivas vinculadas al nacimiento.

Quieres saber más sobre tu embarazo?